El costo de oportunidad en la vida diaria

costo de oportunidad

¿Qué es el costo de oportunidad?

Es el valor o beneficio máximo que se pudo haber recibido, pero que se renunció a él al tomar una decisión. Es decir, se trata de nuestra segunda mejor alternativa o la creemos que es. Un ejemplo muy sencillo, tu costo de oportunidad actual es aquello que estarías haciendo si no estuvieras leyendo este artículo, quizá sea leer otro artículo, ver la televisión, leer un libro, etc.

El costo de oportunidad en el día a día

Todos los días tomamos cientos de decisiones que evitan que podamos realizar otras actividades. Ya que, la principal limitante de nuestra vida es el tiempo, puesto que solo contamos con 24 horas al día, las cuales tenemos que administrar muy bien para sacarles el máximo provecho posible. El tiempo perdido es imposible de recuperar, es por ello, que el costo de oportunidad más común al que nos enfrentamos es la manera en cómo organizamos nuestro día.

Por ejemplo, si al sonar nuestro despertador, tomamos la decisión de silenciarlo por 5 minutos y tratar de descansar un poco más, nuestro costo de oportunidad sería el de prepararnos un desayuno más completo y si continuamos silenciándolo y quedándonos en la cama, podríamos incluso perdernos por completo del desayuno.

Este tipo de decisiones que realizamos son bastante básicas, pero lo importante a notar, es que cada vez que tenemos la libertad de elegir algo, forzosamente estamos también rechazando las demás posibilidades.

Altos costos de oportunidad

Sin embargo, no todas las decisiones que tomamos en la vida son tan triviales, habrá que tomar algunas mucho más complejas, por ejemplo:

La educación

Muchas personas no tienen ni siquiera la oportunidad de estudiar, pero sorprendentemente, muchas que si tienen esta posibilidad, ya sea en una escuela pública o privada, abandonan sus estudios por motivos personales, profesionales, etc. En este caso, el estar estudiando pasa a ser su costo de oportunidad, el cual, dependiendo el caso, pudiera llegar a convertirse en un costo muy alto, porque en el futuro, es probable que no estén calificados o se vean en desventaja en el mercado laboral para obtener puestos de alto nivel bien remunerados.

Por el contrario, aquellas personas que escogen (o son obligadas) a seguir estudiando, tendrán que rechazar algunas cosas, desde salidas de fiesta con los amigos por algún examen hasta ofertas de empleo o emprendimiento, las cuales serán el costo de oportunidad según sea el caso.

El matrimonio

matrimonio

Es probablemente uno de los mejores ejemplos de costo de oportunidad, porque al casarse con alguien, dicha persona se convierte en nuestra pareja de por vida (o eso pensamos). Cuando ocurre el matrimonio, automáticamente tomamos la decisión de rechazar a todas nuestras demás posibles parejas, pero también a todas las que llegarán a presentarse en el futuro. Por lo tanto, el matrimonio es una situación curiosa, porque nuestro costo de oportunidad, irá cambiando con el tiempo, puesto que nuestra otra mejor alternativa (después de nuestra pareja) no será la misma persona.

Es por ello, que suceden tantos divorcios en el mundo, porque lo mejor para nosotros hoy, puede que no sea lo mejor para nosotros en el futuro y lo más racional para nuestro cerebro, si eso llega a ocurrir, es dejar a nuestra actual pareja, aún cuando hayamos prometido estar juntos para siempre. Ya sea que el costo de oportunidad sea otra persona o bien, permanecer solteros.

La salud

costos de la saludOtro ejemplo, es el cuidado o descuido de nuestra salud, ya que muchas personas prefieren realizar otras actividades, en lugar de mantener su cuerpo haciendo ejercicio o comiendo saludable. Lo cual en el largo plazo, deteriorará nuestra salud y por lo tanto, el costo de oportunidad de estar jugando videojuegos, ver la tele, navegar en redes sociales u cualquier otra resultó bastante caro.

El impacto financiero del costo de oportunidad

Por el otro lado, tenemos el costo de oportunidad monetario, ya que muchas decisiones que realizamos no solo se ven limitadas por la cantidad de tiempo que tenemos, sino también por la cantidad de dinero disponible.

Porque por cada peso de nuestro salario que gastemos hoy, reducimos la cantidad de dinero disponible que tenemos para ahorrar e invertir en la misma proporción y viceversa, por cada peso que ahorramos o invertimos hoy, asumimos el costo de oportunidad de gastarlo hoy en cualquier cosa.

costo financiero

Si tomamos en cuanta el factor del interés compuestos, es decir, que si invertimos ese dinero y nos generé intereses que a su vez nos irán generando más intereses, el costo de oportunidad de invertir se va volviendo más costoso con el pasar del tiempo. Sin embargo, si ese mismo dinero solo lo ahorramos, en vez de gastarlo, tendremos el efecto de la inflación, lo que quiere decir que el costo de oportunidad de no haberlo gastado se va incrementando conforme los precios suben y requieren una mayor cantidad de dinero para adquirir el mismo bien en el futuro.

Asimismo, cuando nosotros hacemos compras a crédito, automáticamente estamos atando nuestros ingresos futuros.

Por último, es importante balancear, tanto los costos de oportunidad económicos, como no económicos. Es decir, por tratar de ahorrarnos unos pesos, podemos perder tiempo valioso o viceversa. Un ejemplo, es cuando estamos constantemente buscando ofertas y acudiendo a distintos sitios para obtener el mejor precio en artículos básicos o de bajo valor y a veces, cuando se trata de compras más importantes como una computadora, celular, automóvil o casa, no dedicamos mucho un mayor esfuerzo para evaluar todas las alterativas disponibles y tener el menor costo de oportunidad posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *